Con útiles, uniformes y zapatos, ¡alistamos a los niños de Guadalajara!

13 Septiembre 2016

Desde mi primer día como Presidente Municipal de esta ciudad, una de las fechas que más esperé fue el inicio del ciclo escolar 2016-2017, para arrancar “Guadalajara se alista”, el programa en el que además de mochilas y útiles escolares, entregamos uniformes y zapatos a niñas y niños de preescolar, primaria y secundaria de las escuelas públicas, un caso único en Jalisco en el que hemos invertido miles de horas de trabajo y planificación.

Considero este programa como uno de los primeros grandes retos que asumí en mi carrera política, porque siempre supe que, administrando correctamente el presupuesto, se pueden realizar enormes proyectos que atiendan de fondo las necesidades de los ciudadanos, a pesar de que hubo quienes aseguraron que era imposible realizarlo en un municipio de escasos recursos como Tlajomulco, y refrendarlo ahora en Guadalajara representa un logro enorme.

Con una inversión de 140 millones de pesos, atendimos a 250 mil alumnos de 958 planteles educativos, y estoy seguro que esta pequeña ayuda representará un gran apoyo para la economía de las familias tapatías. Miravalle, La Correccional y Lomas de Polanco fueron las primeras colonias en donde testificamos el esfuerzo de los padres de familia y el compromiso de los directores y maestros para mejorar las instalaciones de las escuelas.

Durante dos semanas recorrimos de norte a sur, y de oriente a poniente, planteles educativos de los turnos matutino y vespertino, y en cada uno de ellos me llevé gratas experiencias. En la Primaria Josefa Ortiz de Domínguez, de la Colonia Echeverría, quedé sorprendido por el comportamiento tan ordenado de los niños, mientras que en Huentitán, donde aproveché la visita para especificar las acciones a realizarse con el Plan Maestro Huentitán, el alumno Felipe Coronado, de tercer grado de la Secundaria Técnica #40, demostró ser un gran orador.

En la Monumental me propusieron apoyar a los alumnos que han sido requeridos por equipos profesionales de fútbol, así como impulsar torneos interescolares de diversos deportes y actividades físicas, y en la Primaria Rafael Ramírez, de Jardines de San José, aprovechamos la visita para entregar un domo que se instaló en el patio, con el objetivo de que los niños realicen educación física en mejores condiciones y se protejan del sol durante el recreo; este año entregamos 20 domos en escuelas públicas, y en la Primaria Martín Navarrete Madrigal, de la Colonia Heliodoro Hernández Loza, tuve el gusto de dirigir el discurso bajo una malla protectora del sol que realizamos el año pasado.

Jardines de la Cruz, Colón Industrial, Alcalde Barranquitas, El Zalate y Libertad son algunas de los otras colonias que visitamos, donde me dio gusto ver jóvenes comprometidos con el cuidado de sus escuelas y alumnos de tercer grado de secundaria preocupados por mejorar las condiciones de las próximas generaciones.

Decir que no nos corresponde como autoridad municipal apoyar a la educación no es la mentalidad de un gobierno que quiere cambiar la realidad de la ciudad, y sabemos que los principales motores son la educación y los niños.

Cuando realizamos por primera vez la entrega de útiles, comprobamos que un pequeño apoyo puede ser la diferencia para que un niño concluya la primaria y se motive a seguir estudiando, razón por la que en Tlajomulco este programa es una realidad desde 2009. Desde ese año, el índice de deserción escolar ha disminuido del 30 por ciento al 7 por ciento, y estoy seguro que mucho ha influido este programa.

Los gastos escolares no deben ser motivo para que un niño abandone sus estudios, menos en escuelas públicas. No tengo la menor duda que en las aulas es donde se forma el futuro de nuestra ciudad, y seguiremos trabajando para que “Guadalajara se alista” sea ejemplo a nivel nacional y los tapatíos lo hagan suyo para siempre, pues la educación, es uno de los derechos cívicos que tiene todo mexicano.

No fue fácil planificar esta encomienda y aún falta la segunda etapa, donde atenderemos a niños de primer ingreso, pero nuestra meta es construir una ciudad educada y evitar que niños y jóvenes dejen las aulas y sean clientes potenciales de la delincuencia.