Noticias

Los Guisos de Mamá

Mar, 14/03/2017
PDF version

Cuando la señora Ana María del Socorro, mejor conocida como “Coco” en los alrededores del Templo Expiatorio, decidió poner un negocio enfocado en la cocina, no imaginó que 12 años después, “Los Guisos de Mamá” se convertirían en una de la fondas típicas de la zona.

Y esto fue posible debido a la variedad de su cocina, pero principalmente por el buen trato que ha tenido con sus clientes en todo este tiempo en el que la especialidad ha sido la barbacoa y los lonches calientes de pierna, pero, “para que no se enfaden los clientes”, a diario varía el menú, con comida corrida, “les hago de pollo, de res, de cerdo y vegetales”.

“Yo vivía aquí a dos puertas y vi que estaba en renta el local, aproveché para poner un negocio porque siempre me ha gustado cocinar. Desde un principio fue comida corrida, desayunos, lonches de pierna. Fue difícil pero el chiste es dar a conocer los platillos, la gente comenzó a probar y muchos a la fecha son nuestros clientes, gracias a Dios, de varias oficinas de por aquí, de la UdeG, estudiantes de la UTEG, de la Enrique Díaz de León”, indicó.

“Ahora tengo a mis hijas postizas, pero míranos, aquí seguimos”, dijo doña “Coco” al explicar el peculiar nombre de la fonda, el cual eligió porque, desde un principio, fueron sus hijas quienes la ayudaron. Anteriormente, doña “Coco” se dedicaba a atender cremerías, pero siempre tuvo la “espinita clavada” de contar con su propio negocio, enfocado en su pasatiempo preferido.

“Los Guisos de Mamá” abre de lunes a viernes, desde las 9 de la mañana hasta las 5:30 de la tarde, y su ubicación es Prisciliano Sánchez #800, justo en el cruce con Camarena. En este local también vende jugos naturales, biónicos, taquitos, en la mañana el desayuno completo incluye cafecito de olla y la comida con agua fresca”.

Te invitamos a que visites este y muchos otros locales de tapatíos emprendedores, para que con el paso de los años, se vuelvan en sitios que dan identidad a nuestra ciudad, con historias y momentos de recordar entre familias y amigos. Te invitamos a que leas otras historias de ciudadanos destacados en Guadalajara:

Con escoba y alegría, 56 años de limpiar la ciudad

Chocolate, dulce deleite para los tapatíos