Conoce aquí 5 de los barrios tradicionales más populares de Guadalajara

4 Diciembre 2018

Los barrios tradicionales de Guadalajara son considerados parte del patrimonio histórico y cultural de esta ciudad, pues son lugares en donde nuestra identidad se manifiesta cotidianamente a través de sus distintos espacios y su gente.

Por este motivo, te compartimos 5 de los barrios que te recomendamos visitar dentro de la zona del Centro Histórico, para que conozcas un poco de su historia, los recorras y disfrutes sus principales atractivos y costumbres:

 

1. Analco

Analco es el barrio más antiguo de Guadalajara, cuya historia tiene registro desde 1542, año de la cuarta y definitiva fundación de Guadalajara, en el hermoso Valle de Atemajac. Su nombre se traduce del náhuatl como “al otro lado del río”, ya que el Río de San Juan de Dios lo separaba de la ciudad.

Entre sus principales atractivos se encuentra el templo de San Sebastián de Analco, considerado como uno de los monumentos históricos más importantes de nuestra ciudad, el cual data del siglo XVI. Su construcción fue realizada por frailes franciscanos, junto con la comunidad indígena de la época.

 

2. Mezquitán

Dentro de los distintos barrios tradicionales, Mezquitán, “lugar de los mezquites”, es sin duda un referente de la ciudad debido a su antigüedad y tradición ya que, mucho antes de la fundación de Guadalajara, este fue un asentamiento indígena, perteneciente al Reino de Tonalá. No fue sino hasta finales del siglo XIX que este dejó de ser un pueblo, para convertirse en un pintoresco barrio de la ciudad.

Al hablar de Mezquitán hemos de hacer referencia a dos de sus principales atractivos: el templo de San Miguel, su hermosa plazoleta y floridos jardines y, por supuesto, el Panteón de Mezquitán con sus populares leyendas.

 

3. Mexicaltzingo

Nacido en 1542 como un pueblo habitado por indígenas del Valle de México, en su momento se le dio el nombre de San Juan de Mexicaltzingo.

Traducido del náhuatl como “casita de los mexicanos”, el barrio de Mexicaltzingo llegó a ser un importante punto económico durante finales del siglo XIX, debido a la introducción de ganado en la zona. Durante mediados del siglo XX se transformó en un concurrido pueblo ferrocarrilero.

Actualmente, los residentes de la zona y sus alrededores acuden animosamente al Mercado Municipal No. 5 a degustar sus diversos y deliciosos platillos, y es aquí también en donde se encuentra el conocido Teatro Diana, en el cual se presentan distinguidos espectáculos de talla internacional.

 

4. San Juan de Dios

San Juan de Dios es el primer barrio comercial e industrial en la historia de Guadalajara. Fundado por el primer Obispo de la Nueva Galicia, Pedro Gómez Maravén. Aquí se construyó en 1557 el primer hospital de la ciudad, quedando para su recuerdo la capilla que en su momento llegó a ser parte del mismo: la parroquia de San Juan de Dios.

Todos los tapatíos conocemos este barrio por sus dos principales atractivos: el Mercado Libertad, mejor conocido como “Mercado de San Juan de Dios”, el cual es reconocido como el mercado techado más grande de toda América Latina; y por otro lado, la pintoresca Plaza de los Mariachis, lugar en donde los antojitos, el tequila y la música del mariachi se conjuntan dentro del corazón del Centro Histórico.

 

5. El Santuario

La historia del barrio del Santuario y la del obispo fray Antonio Alcalde y Barriga están íntimamente unidas. 

Durante el último cuarto del siglo XVIII, el fraile español, uno de los principales benefactores en la historia de nuestra ciudad, construyó el Santuario de Santa María de Guadalupe junto con el Hospital Real de San Miguel de Belén, hoy conocido como el Hospital Civil de Guadalajara “Fray Antonio Alcalde”. Ello dio origen al barrio que hoy todos conocemos y disfrutamos.

Entre sus principales atractivos podemos encontrar el Museo Panteón de Belén, el cual ha dejado de funcionar como panteón, para compartir parte de la historia de la ciudad y su gente. Además de este tradicional recinto se encuentra su rica gastronomía, la cual incluye los tradicionales lonches bañados, tostadas de lomo, entre otros deliciosos antojitos.

Son muchos y muy distintos los lugares que guardan gran parte de las maravillas de la ciudad. Sin embargo, te dejamos tan solo estos cinco barrios tradicionales, ya que estamos seguros que, en cada unos de ellos, encontrarás algo fascinante que te hará regresar a disfrutarlos una y otra vez.