Conoce qué es una isla de calor y cómo puedes contribuir a tener una Ciudad Fresca

18 Junio 2019

Durante la temporada de calor, cada año La Ciudad llega a registrar temperaturas máximas que oscilan entre los 30 y 34 °C, debido a diversos factores como el crecimiento de la mancha urbana y el cambio climático.

A pesar de ello, la ciudadanía también puede jugar un rol determinante en la temperatura, por medio de diversas medidas y acciones que pueden contribuir a  tener una ciudad más fresca. Una de ellas es evitar la generación de islas de calor y aquí te contamos más al respecto.

 

¿Qué es una isla de calor?

Se le conoce como Islas de Calor Urbanas (ICU) a las concentraciones de altas temperaturas de las ciudades. Este fenómeno surge por el crecimiento de las zonas urbanas y la carencia de zonas urbanas. 

Los factores que favorecen su presencia son: 

  • Espacios verdes reducidos 
  • Impermeabilidad del suelo 
  • Reflectividad 
  • Densidad poblacional 
  • Uso del suelo 

 

Existen dos tipos de “islas de calor”: 

  • Islas de Calor Urbanas
    Son las que concentran la mayor temperatura que registra la capa de aire que cubre a una ciudad.
  • Islas de Calor Urbanas Superficiales
    Corresponden a las altas temperaturas de emisión que alcanzan las diferentes superficies de las estructuras  y cuerpos urbanos. 

 

La Dirección de Medio Ambiente de Guadalajara se enfocó a identificar la distribución de las Islas de Calor Urbanas (ICU) durante marzo, abril y mayo, cuando se registra mayor calor en La Ciudad, con el fin de identificar las zonas con mayor concentración mediante los Sistemas de Información Geográfica (SIG).

A través de imágenes satelitales se identificaron las ICU del municipio, las cuales presentan una temperatura superficial igual o mayor a 38 °C, ubicándose principalmente en las zonas Industrial y Centro, y en algunas colonias al oriente del municipio.

 

¿Cómo puedes combatir las islas de calor?

Reducir el efecto de una isla de calor es posible con una acción muy sencilla y que seguramente realizas durante el verano: impermeabilizar tu azotea. 

Sin embargo, la mayoría de las personas protege de la lluvias los techos de sus viviendas con impermeabilizantes de color rojo, lo que lo cual provoca que los inmuebles se conviertan en grandes receptores de calor durante el verano.

Este verano, la Dirección de Medio Ambiente te aconseja hacerlo con pintura blanca, ya que al hacerlo la temperatura puede disminuir hasta 4 °C.

 

  • Al utilizar impermeabilizante rojo:
    • La atmósfera se calienta un 38 % más
    • El calor del aire aumenta un 52 % en las ciudades.
    • Los edificios se calientan un 4.5 % más.
    • Reflejas el calor emitido por el sol en un 5 %.

 

  • Al impermeabilizar de blanco tu azotea:
    • Se calienta un 10 % la atmósfera.
    • El aire en la ciudad se calienta solo un 8%
    • Los edificios se calientan tan solo un 1.5 %.
    • El calor del sol se refeleja en un 80 %.

 

Como ves, además de mitigar los efectos de las altas temperaturas, al impermeabilizar tu azotea de blanco también pones tu granito de arena para mejorar la calidad de nuestro aire.

Te invitamos a poner en práctica esta medida junto con tus vecinos, para que todos podamos disfrutar de una Ciudad más fresca.